Finalizó el Diplomado en Gestión Pública Local

Finalizó el Diplomado en Gestión Pública Local

El cierre estuvo a cargo del Lic. Daniel Arroyo quien dio una clase abierta sobre “Políticas Sociales” en la Universidad Católica de Santa Fe. “Fue una exitosa experiencia educativa-académica”, indicó la diputada nacional Silvina Frana, quien habló como directora de ACEP Santa Fe, en representación de  instituciones organizadoras.

 

La legisladora santafesina manifestó que desde la organización estaban muy satisfechos con los resultados de este diplomado que congregó a más de 150 personas de toda la provincia y que fue coordinado y organizado por la Universidad Católica de Santa Fe (UCSF), la Universidad Tecnológica de Santa Fe (UTN), la Asociación de Estudios Populares (ACEP) y la Konrad Adenauer Stiftung (KAS).

“El objetivo de esta capacitación era ofrecerles a los participantes la posibilidad de adquirir herramientas para fortalecer su condición de ciudadanos en diversas áreas que hacen a la vida política de nuestra comunidad. Lo que redunda en un mejoramiento de la calidad institucional, ya que ciudadanos más conscientes de sus derechos y de sus obligaciones se tornan más participativos y construyen estados con mayor sentido de justicia e inclusión”, aseguró la diputada y directora de ACEP filial Santa Fe Silvina Frana.

A su vez, la legisladora señaló que a lo largo de todo el cursado se contó con la presencia de distinguidos docentes y expositores de distintos ámbitos y orientación política, lo que enriqueció las miradas sobre las diferentes problemáticas planteadas.

Diagnósticos y propuestas  

A su turno, el ex viceministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo aseguró que “Argentina tiene problemas con un 32,2 % de pobreza y 47 %, en los menores de 14 años, situación que se ha ido complicando en los últimos tiempos, producto de la inflación y del parate de la construcción y la actividad textil que involucra a los sectores informales”.

  

En este sentido, sostuvo que hay que darle impulso a la obra pública de pequeña escala: “Si se hacen 2.800 kilómetros de ruta o se construye una central termoeléctrica va a ser bueno para pensar el país a futuro, pero ningún pibe que no tiene secundaria completa va a ir a trabajar ahí. Sí, lo va a hacer en la construcción de una vereda, cordón cuneta, vivienda social o cloaca”.

 

Y aportó algunas propuestas para intentar modificar la situación actual: un sistema dual de escuela secundaria que en los últimos dos años de cursado ofrezca pasantías para asegurar un ingreso económico y el acercamiento al mundo del trabajo; una red de 20 mil tutores que acompañen a los chicos y jóvenes en situación vulnerable; asegurar el derecho al primer empleo; masificación del crédito para máquinas y herramientas; descentralización de los recursos; empalme entre planes sociales y trabajo, y obra pública masiva para dar trabajo en forma rápida, sobre todo a jóvenes desocupados.

 

Y focalizó en tres cuestiones que atraviesan el conjunto de la problemática social: la venta de droga; la corrupción que se evita con mayor participación en todos los ámbitos, y la construcción de nuevos paradigmas para generar nuevas ideas.

 

“Con lo que estamos haciendo, no alcanza para transformar la realidad: tenemos que ser innovadores para hacer lo que no se hizo, que es bajar la pobreza en la Argentina”, advirtió.

 

Pymes

Al referirse a la difícil situación que atraviesan las pymes, Arroyo indicó que “de las 620 mil empresas que existen en la Argentina, 600 mil son pequeñas o microempresas. El mundo de las Pymes genera el 80 % del trabajo y vive del mercado interno: si no hay dinero, el comerciante no va a vender y va a tener que cerrar las puertas de su negocio. No sólo hay que simplificarle la cuestión impositiva y en eso hay una buena ley en el Congreso que los va a ayudar; la clave es que puedan vender y para eso tiene que haber dinero, sobre todo en el sector informal de la economía”.

 

Una vez más, consideró necesario “mover la infraestructura, la obra pública que da trabajo, y transferir dinero a los sectores más pobres, porque una persona que tiene dinero va a ir a comprar al comercio de su barrio. La Argentina no se resuelve de afuera hacia adentro: puede haber inversiones y sectores altamente rentables, pero no son ésos los que van a mover ‘la diaria’ en el país”, finalizó.